Blog de Encuentro

Es evidente que se están desmantelando los viejos sistemas sociales, es decir las estructuras organizativas en las que se basaba la Humanidad para intentar prosperar. Lo que puede ser menos evidente es que no van a retornar a su funcionamiento habitual luego de este impasse. El gran propósito de este reseteo global es el de hacer emerger las nuevas plataformas (las formas de La Nueva Tierra). En vez de insistir en recrear lo conocido (apego) podés enfocarte en comprender lo nuevo (evolución). El apego va a traer sufrimiento y percepción de pérdida y crisis porque te va a reflejar tu miedo a la transformación y tu hábito de resistir los cambios naturales.

Muchos Seres están experimentando cambios en su forma de vincularse y en sus trabajos. ¿Cuál es el propósito del flujo natural y espontáneo de evolución? En términos generales, estamos viviendo una transición de las relaciones de dependencia, a los emprendimientos propios para, finalmente, Vivir y Servir en Unidad. El paralelismo con las relaciones es el mismo: hay una evolución de relaciones kármicas (basadas en juegos de poder y dependencia) a relaciones afines (alineadas con los valores más importantes de cada Ser) y, en algunos casos, a una expresión difícil de entender linealmente, que es la unidad/fusión de conciencia entre Seres. Esta transformación muestra el empoderamiento que está viviendo la Humanidad y el efecto que los Códigos de Libertad y Autonomía están teniendo en la Conciencia Colectiva.

Nuestro salto cuántico como especie, guiado por el Amor Universal, es del servicio a uno mismo (auto-gratificación y foco en la supervivencia básica) al Servicio Colectivo, que tiene como visión apoyar la iluminación colectiva, la prosperidad de todos, no solo la propia.

El puente es la purificación porque si no vaciás tus programaciones mentales (tu sistema de creencias limitante) no podés alinearte con las frecuencias de La Nueva Tierra. Esa aparente desconexión te da sensación de desorientación. Sentís temor porque no comprendés el Plan Global. Adoptás una actitud de víctima, reactiva, porque en vez de unirte al flujo de evolución lo rechazás; querés separarte para no cambiar. Es imposible resistir este movimiento universal por mucho tiempo sin crear desequilibrios y sin sentir miedo profundo. La clave es abrir tu corazón; avanzar en el trayecto de la mente al corazón para entender estos cambios masivos y abordarlos con sabiduría y no desde la ignorancia de tu personalidad.

Desde una perspectiva más amplia este reseteo global permite la renovación del Planeta. La Humanidad está en sus casas y el resultado es menos contaminación, un uso moderado de recursos, menos distracciones y la purificación energética de espacios colectivos. Es parte de un detox general necesario para que puedan anclarse frecuencias de más alta vibración y reconvertir a la Tierra en un Paraíso.

Este impasse planetario es un tiempo vital para que cada Ser se dedique a hacer una introspección profunda y se entregue a una renovación radical para prepararse para los nuevos tiempos. Es un momento de conexión sagrada, no solo interna sino con todo lo que nos rodea, para realinearnos con una perspectiva global, inclusiva, que respete el bien común y no solo defienda el pensamiento egoísta que está enfocado en la propia conveniencia y comodidad.

Vivir en Unidad es posible cuando abrimos nuestros campos de energía para tomar conciencia de nuestra conexión con el Todo, de nuestra comunicación interdimensional. La Unidad es vibracional, es un estado de conciencia, no una nueva filosofía de convivencia.

Este instante está desplegando tu próximo momento presente. ¿Cuál es tu verdadera motivación? ¿Qué visión te impulsa?

Pin It