Magnetismo Divino

El magnetismo permite que nuestro campo de energía esté abierto para recibir. El miedo y la duda pueden contraerlo y cerrar la entrada de nuevas oportunidades. Un campo magnético tiene una frecuencia armónica que sutilmente atrae personas, situaciones y lugares acordes. Combina distintos elementos de acuerdo con la familiaridad de sus frecuencias. Lo semejante se atrae.

¿De qué/quiénes estás rodeado? ¿Por qué creés que esos aspectos están presentes en tu realidad/campo energético? ¿Cómo se relacionan/conectan con vos?

A medida que evolucionás tu realidad refleja ese crecimiento. La abundancia se magnifica en todas sus formas posibles. El crecimiento se vuelve exponencial.

Solo podemos magnetizar lo que aceptamos, amamos y apreciamos. Cuanto más ascendemos, más fuerte tiene que ser nuestro poder magnético porque las realidades extraordinarias le corresponden a Seres extraordinarios.

Experimentamos lo que consideramos más valioso en cada momento. El flujo universal es perfecto y asigna recursos de acuerdo con una coherencia energética.

Estamos acostumbrados a elegir lo que parece confortable y familiar y no desafía nuestra mentalidad. No hay evolución en la monotonía. La evolución implica la introducción de algo nuevo, que definitivamente altera el status quo. Nuestro campo de energía se expande cuando nos abrimos a nuevas posibilidades y nos sumergimos en nuestros aspectos inexplorados. Esto no significa tomar riesgos innecesarios o ser negligentes. La evolución/conciencia nos muestra puertas de acceso a nuevas dimensiones de oportunidades.

Una de las preocupaciones más comunes durante la etapa de Ascensión es la seguridad financiera. El dinero es energía y respalda realidades. ¿Cuál es tu foco diario? ¿El miedo? Si es así, el dinero va a fluir en esa dirección y vas a experimentar una realidad de la que tengas que preocuparte. ¿Qué realidad interna estás alimentando? Esa frecuencia va a determinar el curso de tu dinero/recursos materiales, ya sea acercándolos o alejándolos.

Las Realidades Ascendidas requieren de nuestra Maestría ya que nuestros patrones de pensamiento más recurrentes adoptan una forma física instantáneamente. Se convierten en personas, situaciones, decisiones, prioridades, posibilidades o dificultades.

El Magnetismo Divino nos permite realinear nuestra realidad completa para elevarla a nuestro máximo potencial y atraer posibilidades extraordinarias.

Materialización Divina

El plano físico ha sido tanto venerado como descalificado. Es un aspecto de la Divinidad. Es una dimensión llena de oportunidades para explorar y disfrutar. Es un campo en el que nuestra conciencia se puede expresar, interactuar y atestiguarse (en acción).

Si tenés temas pendientes con el aspecto material de la Divinidad, es momento de iluminarlos. ¿Qué te separa de él? ¿Qué peligros supone y te alejan de este plano de existencia? ¿De qué desconfiás? ¿Qué creencias resisten la abundancia material?

Ahora es el momento perfecto para resolver esos bloqueos y reconciliarte con la abundancia material. Trascendé el miedo, clarificá tus dudas y liberá tu don de materialización innato.

Nuestro campo electromagnético tiene la capacidad de magnetizar (atraer) y de materializar (proyectar) cualquier realidad. El magnetismo y la electricidad son una sola fuerza unificada que nos permite experimentar aquello en lo que nos enfocamos. No son dos fuerzas separadas como se las describe generalmente. Cuando integramos la Conciencia Unificada percibimos UN flujo universal de energía.

La Unidad de Conciencia es la perfecta combinación de nuestro principio masculino y femenino; dos aspectos que se vuelven uno y, de ese modo, más poderosos y asombrosos. Ese es el poder de nuestro Ser Cuántico. Nos volvemos completos y eso es más poderoso que la suma de sus partes. Vibramos como una unidad indivisible capaz de experimentar realidades extraordinarias.

Materializar significa hacer que algo se vuelva visible. Si el arte de la materialización Divina implica que algo se vuelva físicamente perceptible, ¿adónde estaba esa presencia anteriormente? Eso que materializamos era antes pura energía (de luz). La materialización es una transferencia de estados. Por lo tanto, tenemos la capacidad innata de hacer que la energía se vuelva visible y adopte la forma que anhelamos.

Esta es la Era de las revelaciones: la posibilidad de traer a la luz (hacer visible en el plano material) lo que antes era intangible, desconocido, inaccesible o permanecía oculto.

La materialización, entonces, es el don de des-cubrir (dejar de cubrir) algo para que esté disponible para quienes están interesados en ese aspecto/posibilidad.

Intrepidez Divina

La Intrepidez es una Frecuencia Divina. La Luz no conoce el miedo porque responde a un Código de amor.

Experimentamos miedo cuando estamos desconectados de nuestro Estado Divino. Nuestro campo de energía empieza a vibrar en frecuencias más bajas, que no se sienten tan armónicas y placenteras como las más altas vibraciones. Sentimos revuelo interno, caos e incomodidad.

Vivir sin miedo significa aceptar nuestra Constitución Divinay permitir que cada aspecto de nuestro Ser se ajuste a ese estado. Cada patrón de carencia, miedo o duda tiene que ser reconectado con la Fuente Divina. La Conciencia Unificada es la expresión de nuestra conexión completa y de la certeza de quienes somos.

Vivir sin miedo significa confiar en nuestra sabiduría y abrir tantas puertas de oportunidades como se nos presenten. A medida que ascendemos e integramos nuestros aspectos más elevados, activamos nuevas frecuencias que nos ayudan a disolver nuestra fuerza de gravedad interna e iluminar patrones repetitivos que nos impiden anclarnos en nuestro Poder Divino.

¿De qué te sentís separado? Date cuenta de que todo está bien. Enfocate en tu propia elevación y confiá en tu camino.

Se está desplegando un Reseteo Planetario. La mente humana quiere pruebas y evidencia del cambio y no confía en lo que no es aun perceptible. El Cambio Global es inicialmente sutil. Ocurre interiormente. La evidencia del mismo solo puede ser confirmada por nuestro saber interno. Nuestro cuerpo mental va a descartar todo aquello que no tenga sentido lógico.

Solo en nuestro Estado Maestro somos intrépidos. Dejá de dudar de tu visión/sentir y desarrollá tu Confianza Divina. La llave de acceso principal para abrir la puerta a La Nueva Tierra es inhalar Frecuencias de Luz (Códigos de Luz Divina). La respiración consciente es la herramienta de ascensión más simple y disponible con la que contamos.

También es importante sentarnos con nuestra conciencia/campo de energía y decodificar toda la información que se vuelve disponible. Podemos usar esas herramientas energéticas para ascender dado que son específicas para nuestro camino. La Maestría Personal nos inspira a ser proactivos e identificar por nostros mismos lo que sirve a nuestro viaje evolutivo.

Por último, la guía y el apoyo de una Comunidad enfocada en la conciencia se vuelve de vital importancia. Esto no significa que otros van a resolver nuestros desafíos sino que compartir nuestro camino con otros Seres enfocados en la Ascensión y en la Integración Divina puede clarificar nuestro destino, ayudarnos a confiar en nuestra visión más elevada y sumar disfrute y entusiasmo a esta experiencia de evolución.

La intrepidez no sucede de la noche a la mañana. Requiere de nuestro compromiso para disolver las estructuras basadas en el ego y estar dispuestos a conocer las nuevas maneras de Ser y de Hacer en La Nueva Tierra.

Caminos Divinos

Un iniciador de caminos (way-shower) es alguien que elige explorar nuevas vías (frecuencias) y experimentar esas oportunidades antes que el resto del colectivo humano. Estos Seres traen innovación, abordajes no lineales para desafíos evolutivos y nuevos comienzos. Son los que abren Vías Divinas. Experimentan nuevas frecuencias antes para luego mostrar esas posibilidades y aportar claridad y atajos energéticos.

No es un rol fácil dado que implica compartir algo novedoso que tiende a desafiar a quienes están muy apegados a las viejas realidades. Las personas generalmente desconfían de los pioneros y quieren alejarse para resguardarse de que nada cambie. Desde la perspectiva del ego, los que proponen algo distinto son percibidos como una amenaza a las formas de vida tradicionales.

Grandes colectivos humanos están despertando. El propósito es que vean la Luz y que puedan elegir una vida conectada con su corazón. Solo la Luz tiene el poder de mostrarnos lo que damos por sentado o nos negamos a aceptar.

La mayoría de las personas responde a los nuevos paradigmas acentuando los antiguos comportamientos. Previamente al cambio suele haber un tiempo en el que defienden esos patrones y se aferran a las formas de pensamiento habituales. El miedo detona este mecanismo de defensa. Esto crea un loop anti-evolutivo.

A medida que nos abrimos a los nuevos caminos podemos experimentar dolor físico. Contrariamente a lo que muchos creen, estos síntomas son el resultado de una recalibración mediante la cual se activan portales internos y se trascienden límites y rigideces. Es un estiramiento energético. Nos liberamos de bloqueos internos y de programaciones basadas en el miedo. Suele haber una actividad intensa dentro de los dientes y huesos ya que guardan programas limitantes que empiezan a re-escribirse.

Wayshowership requiere coraje, visión y la habilidad para confiar en lo invisible. La relación que más se afianza es la propia. Dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo a activar realidades internas, a elegir las trayectorias personales y colectivas más elevadas y a colapsar viejas líneas de tiempo. Gran parte de nuestro día está dedicado a cumplir tareas invisibles. Ese tiempo personal se traduce en realidades asombrosas. Logramos mucho conectándonos interiormente.

Los Caminos Divinos modifican el juego de la vida completamente. Nuestros roles y propósitos cambian y necesitamos estar presentes para descifrarlos. Las personas se vuelven compañeras de ascensión, los hogares se convierten en templos sagrados, las experiencias diarias son regalos divinos y los trabajos se transforman en servicios (plataformas para acompañar la evolución humana).

Nuestra existencia se vuelve divina y cada aspecto debe realinearse con esta línea de tiempo. Si algo no nos permite asumir nuestro poder interior y soberanía espiritual, se va de nuestra vida. Esto no es un castigo sino una manera de liberarnos de esas cadenas invisibles. Estamos siendo llamados a integrar nuestra Divinidad y a diseñar realidades de adentro hacia afuera.

Cuanto más abundantes son las realidades que queremos experimentar, más tenemos que llamarnos a una pausa; pasar de hacer a ser. Las Realidades Divinas no requieren esfuerzo ya que se gestan energéticamente. Necesitamos estar en un estado meditativo (no en una postura meditativa) todo el tiempo. Es necesario que recortemos las distracciones (también las placenteras) y activemos dentro nuestro la frecuencia que sea favorable para catalizar nuestra evolución. Hay mucho tiempo introspectivo; mucho tiempo solos con nuestra conciencia/guía interior.

Las realidades extraordinarias se despliegan con gracia y sutileza. No las busques, ellas van a encontrarte. Solo tenés que estar abierto y disponible para experimentarlas.

Armonía Divina

La Armonía Divina cancela la estática interna. Transmuta el ruido mental y las interferencias para que experimentemos coherencia.

El Nuevo Paradigma Humano es un upgrade del anterior. Nos acostumbramos a enfocarnos en hacer, pensar demasiado (sobreestimular nuestro campo mental), forzar resoluciones y buscar guía externa. Consultamos a expertos, gurúes y personas que aparentemente sabían más de nuestra vida que nosotros. ¿Cómo puede ser esto posible? ¿Quién puede conocer nuestro potencial más que nosotros mismos? Solamente podemos sintonizarnos con lo que es orgánico para nosotros y para otros Seres cuando estamos conectados con nuestra sabiduría interna. Desde una Conciencia Unificada podemos percibir el Sello Energético de cada Ser. Si recurrimos a la mente como nuestra principal guía de vida solo vamos a pensar en estrategias de supervivencia para enfocarnos en obtener seguridad externa.

La Nueva Tierra nos regala una nueva plataforma de existencia. Las vibraciones cambian y nos volvemos más enfocados en el Ser. Tenemos ahora la oportunidad de disfrutar de Frecuencias Receptivas que nos alientan a dejar de empujar/insistir/manipular resultados y empezar a recibir. Estamos abriendo la puerta a un vasto universo de posibilidades. Lo que más anhelamos empezará a venir hacia nosotros en vez de tener que forzar realidades. ¡Es asombroso!

Necesitamos integrar todas nuestras líneas de tiempo y expresiones vitales y dejar de rechazar quienes somos y el camino que elegimos para ascender. Tenemos que liberarnos de la carga emocional y amar nuestra constitución. Cada aspecto de nuestra vida responde a una elección interna. Aun cuando nos conectamos con una decisión más elevada no tenemos que menospreciar las opciones anteriores. ¡Esto es la evolución! Por supuesto vamos a elegir oportunidades de vida más abundantes a medida que integramos nuestros aspectos más elevados.

En vez de identificarnos con estructuras y patrones mentales-emocionales podemos convertirnos en testigos de nuestras vivencias. Podemos observar nuestras elecciones diarias sin aferrarnos a ellas. La vida es un continuo de experiencias que nos impulsan a evolucionar. Cada vez que decimos ‘’YO SOY’’, codificamos nuestra realidad. Cuando decimos, por ejemplo, ‘’YO SOY negativo’’, desplegamos una línea de tiempo que confirma esta experiencia. Nuestra Maestría nos invita a ser cuidadosos con el modo en el que diseñamos nuestras experiencias diarias y a estar presentes con nuestros pensamientos, elecciones de comunicación y expectativas personales y colectivas. Tenemos que alcanzar un espacio interno de neutralidad para elegir realidades libres, sin carga.

El éxito en La Nueva Tierra está basado en nuestra autenticidad. No vamos a prosperar si no estamos alineados y cómodos con nuestra verdad interior y la expresamos con naturalidad. Ya no podemos guiarnos por fórmulas de éxito/vida ajenas. Podemos usarlas para recibir inspiración y estimular nuestros centros creativos pero, en última instancia, tenemos que descubrir lo que tiene sentido para nosotros y resuena con nuestro propósito universal.

Es importante discernir si nuestras decisiones provienen de nuestra mente o de nuestro corazón. Cuando nos sentimos atraídos (magnetizados) hacia algo con total naturalidad, tiende a estar involucrada nuestra conciencia.  Cuando tenemos que empujar situaciones para que algo determinado suceda o una posibilidad se abra, el ego está involucrado. Enfocate en el despliegue orgánico de las oportunidades, aunque esto te genere ansiedad. Disolvela conectándote con tu visión más elevada y permití que tu saber interno se exprese con claridad.

Las Frecuencias Divinas abren nuevos caminos. No tenemos que criticar nuestras elecciones pasadas porque son producto de otra dimensión de conciencia. El esfuerzo solo fue creado por un exceso de energía masculina. Estamos abriendo un portal de acceso colectivo para liberar las Frecuencias Divinas Femeninas que restauran el equilibrio planetario. ¡Enfocate en lo nuevo y celebrá el crecimiento humano!

Tenemos que estar plenamente conscientes de nuestra abundancia. Cada relación, lugar y circunstancia en la que participamos tiene que ser un espacio para contribuir nuestra presencia amorosa. Es hora de dejar ir los intercambios basados en el drama y en la negatividad y dejar de recrear viejos temas de conversación. ¡Son una distracción! Cada instante es una oportunidad para intercambiar nuestra luz divina, abrir nuevas puertas, compartir sabiduría, elevarnos y ¡sacarle el jugo a nuestra existencia! Definitivamente tenemos que perder el interés en la atención negativa y compartir algo valioso para todos.

No existen bloqueos reales que nos impidan integrar nuestra Divinidad. Solo hay creencias, malos entendidos y vieja información corriendo por nuestro sistema energético. A medida que activamos más Códigos de Luz, nuestra matriz energética se re-escribe y las Realidades Divinas se despliegan naturalmente. Asombroso, ¿verdad? La evolución es un upgrade de nuestro sistema. Es un reseteo completo de nuestras líneas de tiempo limitantes. Esto nos da acceso a energías más sutiles que restauran nuestra Armonía Divina: ser, recibir, saber, fluir, permitir/habilitar.

Estamos alcanzando un estado de Convergencia Armónica interior. Lo nuevo reemplaza a las viejas estructuras, la paz reemplaza al caos, la sabiduría reemplaza a la ignorancia y la Armonía Divina bendice La Nueva Tierra.

Vórtices de Energía

Nordelta y Samaná
mundo 200

Contacto

Email
Whatsapp 
+54 11 5754 4874



Encuentro.pro ©, Coaching Energético. El sitio utiliza Cookies, por lo cual si continúa navegando entendemos que acepta el uso de las mismas. NOTA IMPORTANTE SOBRE EL CARÁCTER DE NUESTRAS PUBLICACIONES: La información en este sitio no pretende ni implica ser un sustituto del consejo, diagnóstico o tratamiento médico o psicológico. Todo el contenido, incluido textos, gráficos, imágenes e información, disponible a través de este sitio web es solo para fines de información general. Todo el contenido es para uso particular prohibiéndose su reproducción total o parcial sin la correspondiente autorización.

Nordelta, Tigre, Buenos Aires, República Argentina y Bahía Cosón, Samaná, República Dominicana.