origen

Todo lo que consumís tiene un efecto directo sobre tu cuerpo energético. Lo fortalece o lo debilita. Muchas de las sustancias que consumimos habitualmente y que incorporamos en piloto automático van gradualmente drenando nuestra reserva de energía vital porque el cuerpo se acostumbra a obtenerlas de un factor externo o de un químico y deja de producirlas naturalmente. Sin saberlo, detenemos o retrasamos la activación de nuestro cuerpo de luz, nuestro campo electromagnético se debilita y entorpecemos el completo despertar de nuestra conciencia. Esta dependencia de estímulos externos instala un hábito que es cada vez más difícil de revertir.

El uso de psicofármacos y de drogas alucinógenas se ha vuelto común en la sociedad actual. El efecto que tienen sobre nuestro campo energético es devastador. Incluso en el ámbito espiritual se ha masificado el uso de rituales con plantas medicinales para alcanzar estados alterados de conciencia. Estas plantas maestras actúan sobre el sistema nervioso central y ofician de puente al reino espiritual/invisible. Se ha instalado un paradigma de consumo y dependencia que no solemos revisar y cuyas consecuencias desconocemos.

Te propongo volver al origen; conectarte con la/tu naturaleza, expandirte a través de esa sabiduría universal y explorar el poder transformador de tu propia conciencia. Podés liberar y utilizar tu propia energía vital para restaurarte, energizarte, abrirte a nuevas visiones y contribuir con la evolución humana.

La Nueva Humanidad despierta tu Maestría y el uso de tus cualidades innatas. Te inspira a fortalecerte por dentro y a establecer una relación saludable con tu cuerpo, tu medio ambiente y tu Comunidad. No podés elevarte a esta dimensión con un cuerpo intoxicado porque esto dificultaría tu funcionamiento en altas vibraciones de luz. Cuanto más luminosa es una dimensión más pureza e integridad se requiere para poder procesar esas frecuencias y habituarnos a la nutrición energética correspondiente.

Estamos en la Era de la responsabilidad y de la soberanía espiritual. No necesitamos intermediarios o sustancias para reconectarnos con nuestra esencia. Muy por el contrario, esos apegos nos debilitan y apagan nuestra conciencia. Nos merecemos vivir una vida conectada con el espíritu universal.

Todo Ser/objeto/sustancia tiene conciencia/energía. Cuando entramos en contacto con ellos intercambiamos parte de nuestra energía vital. Todos los códigos y programaciones de nuestros campos de energía empiezan a interactuar. Si no somos conscientes de lo que carga ese otro Ser/objeto/sustancia podemos involucrarnos en un intercambio poco beneficioso.

Tenemos que cuidar nuestras relaciones, nuestro cuerpo y nuestro campo energético. Es lo que nos anima a diario y merecemos atenderlo con amor, sabiduría y respeto. Todo lo que consumimos corresponde a una determinada vibración. Las drogas, los psicofármacos y las plantas medicinales portan frecuencias determinadas. ¿Sabés cuáles son? ¿Sabés en qué intercambio te estás involucrando? ¿Sabés qué contrato/vínculo estás estableciendo con ellos? ¿Sabés qué te piden a cambio de lo que supuestamente te dan? ¿Sos consciente del precio físico-energético que estás pagando? ¿Estás dispuesto? ¿Vale la pena?

Enfocate en activar las más altas vibraciones. Encontrala en tu Templo de Luz Interior.

 

Pin It

email icon     Suscribite y recibí en tu email todas nuestras novedades.

Encuentro.pro ©. El sitio utiliza Cookies, por lo cual si continúa navegando entendemos que acepta el uso de las mismas. NOTA IMPORTANTE SOBRE EL CARÁCTER DE NUESTRAS PUBLICACIONES: La información en este sitio no pretende ni implica ser un sustituto del consejo, diagnóstico o tratamiento médico o psicológico. Todo el contenido, incluido textos, gráficos, imágenes e información, disponible a través de este sitio web es solo para fines de información general. Todo el contenido es para uso particular prohibiéndose su reproducción total o parcial sin la correspondiente autorización.

Nordelta, Tigre, Buenos Aires, República Argentina y Bahía Cosón, Samaná, República Dominicana.

 
 

abundancia cuantica