Blog de Encuentro

En momentos de transformación es importante que te enfoques en tu visión más elevada y no en lo que se está reordenando/desmantelando. La visión tiene el poder de concentrarte en lo que está emergiendo para reemplazar tu antigua realidad. Cuando tu percepción no está clara, toma el mando el piloto automático, es decir tu sistema de creencias, tus pensamientos habituales. Tu mente condicionada empieza a tomar decisiones aleatorias, basadas en el miedo y te desvía de la sabiduría del Ser. 

Tu visión se fortalece cuando está impulsada por intenciones puras, por tu expresión sagrada. Recordá que las palabras despliegan realidad porque emiten vibraciones específicas. Parte de todo cambio implica dejar ir lo que ya no te sirve sin perder de vista las nuevas oportunidades que se presentan para seguir impulsando tu evolución. ¿Qué te sucede cuando una estructura que te da seguridad se ve amenazada? Podés convertir esta pregunta en un ejercicio de introspección para identificar tus apegos más profundos y las emociones que surgen cuando algo está en transición hacia una nueva realidad. ¿Podés permanecer centrado en el ojo de la tormenta? ¿Podés sentir el amor que disuelve tus antiguos conflictos y limitaciones y te trae más abundancia?

Leer más: Enfocate en la armonía

Tu vida tiene un propósito que sólo podés revelar cuando abrís tu corazón. La mente tiene metas humanas, limitadas por tu identidad física y por los alcances de lo que creés que es posible realizar de acuerdo al condicionamiento que recibiste.

Tu plan de vida refleja tu potencial divino; abarca todo lo que viniste a experimentar en el plano terrenal. Implica que recuerdes quien sos en realidad y qué es lo que viniste a contribuir a tu propia expansión y a la elevación de la Humanidad y el Planeta. Comprende tu visión más elevada, que es la que te inspira a remover los velos de ilusión que te separan de tu Gran Destino.

Leer más: Conocé tu Plan de Vida

La paz conduce a la abundancia. En La Nueva Tierra prosperan quienes abren su corazón e impulsan el cambio de conciencia colectivo. Son los Nuevos Humanos que recuerdan que la realidad es vibracional y que su realización depende de sus recursos internos. Quienes acumulan, pierden energía; quienes se simplifican, multiplican sus oportunidades. El dinero, tus recursos materiales y los objetos que asociás con tu abundancia no tienen poder; no pueden darte seguridad, garantizarte amor o elevar tu autoestima. No son la Fuente (el origen) de tu plenitud sino el reflejo natural (el resultado) de tu abundancia interna.

Leer más: La paz conduce a la abundancia

Durante esta transmisión escrita te invito a conectarte con la Paz. Estamos atravesando un momento individual y colectivo propicio para enfocarnos en lo que es trascendente y en las frecuencias que impulsan nuestra evolución planetaria.

¿Cómo podemos resolver nuestros desafíos? Sabiendo que no necesitamos tanto como pensamos. Los problemas se originan cuando hay desequilibrio, cuando deseamos más de lo que realmente necesitamos para vivir una vida plena. Cuando encontrás armonía, no sentís falta, ni financiera ni emocional. La resolución pacífica a todo aparente conflicto implica desapego, pero la mayoría de las personas se aferra al miedo y a la necesidad. Consume y depende de un sistema que nunca le trae satisfacción.

Leer más: Un llamado pacifista

Estamos en un gran momento de aceleración y tenemos la oportunidad de conectarnos con la divinidad cuánticamente. Para eso hay que soltar todas las vibraciones bajas internas y, por lo tanto, externas: duda, miedo, proyección, violencia.

Este salto puede ser cuántico si el foco es tu purificación; si elegís vivirlo con apertura y gratitud para dejar de estar atrapado en tu estructura psicológica y te entregás a tu experiencia de vida divina. Va a venir el torbellino de la mente pero podés quedarte en el ojo de la tormenta, sólo anclado en tu corazón, en la Verdad de quien sos, para que se desvanezca la mentira, tu personaje. En toda transición, siempre muere la mentira; la Verdad de tu Ser es atemporal, universal.

Cuando permanecés en este estado de gratitud, de amor, de dicha, sólo ahí sos capaz de amar verdaderamente, porque entendés que solo viniste a dar.

El puente a tu liberación está dentro tuyo. La decisión de cruzarlo y de vivir en la Era Dorada implica la purificación de todos tus cuerpos para poder soltar todas las distorsiones ocasionadas por el miedo que crearon la ilusión de separación con la Divinidad. Desde tu conciencia cristalina podés reconocerte Uno con Dios; reconocer que estás al Servicio del Uno y, por lo tanto, al Servicio del Todo.

El Puente a la Era Dorada te invita a hacer el traspaso a un estado superior de Gracia, donde el Amor, la Paz, el Equilibrio y la Dicha son tu estado natural y permanente. Cuando pedís esta purificación en tu campo de energía y realidad, ésta comienza a manifestarse aceleradamente. Si mantenés el corazón abierto y te entregás a esta transformación Divina, vas a escuchar tu mensaje evolutivo fácilmente porque tu sabiduría está contenida en el corazón de cada experiencia. Si te anclás en tu corazón puro, inocente y cristalino podrás captar toda la abundancia que te regala el momento presente.

Dejá que tu Conciencia Iluminada se expanda mas allá de los confines del cuerpo físico, mental y emocional; abrí tu tercer ojo y liberá tu Ser a través de esa gran visión expandida. A medida que te despertás de la ilusión, tu esencia Divina te ilumina el camino; se enciende tu luz, se amplifica y se purifica tu visión. Tu intuición se agudiza al acceder a la Verdad.

Cruzar el Puente a la Era Dorada implica el reconocimiento de que la vida es un milagro y que, al vivir en esa vibración, podés recordar que sos Uno con el Todo.

Estamos en un punto de inflexión en el que podemos optar entre 2 caminos: el de la tecnología o el de la Paz Interior. Uno nos lleva a consumir, a crear dependencia y desperdicios y a alimentar necesidades falsas; el otro nos inspira a contribuir con la elevación planetaria. La decisión es ahora.

Tu propósito diario refleja tus valores y el camino que elegís transitar. ¿Estás enfocado en ganar dinero o en encontrar a Dios? Tus metas de supervivencia básica pretenden hacerte llenar un vacío interno con objetos materiales y tapar tu desamor con placebos del amor. Tu visión divina te invita a despertar el amor universal adentro tuyo. El camino humano es limitado y trae dolor y sufrimiento mientras que el camino Divino te trae realización espiritual. Esta transformación que podés experiemntar al hacer tu Soul Embodiment (Encarnación Divina) impacta en tu ADN, en tu cuerpo de luz, en tu cuerpo físico (biología) y, por supuesto, en tu realidad. Es el primer paso hacia la evolución de nuestra especie.

Leer más: El precio de la Libertad